¡Este día de San Valentín, aprende a amarte a ti mismo!

El día de San Valentín se celebra en muchos países del mundo, aunque no es festivo en la mayoría de ellos. Las primeras referencias a esta festividad comenzaron como celebraciones a uno o más santos cristianos primitivos llamados Valentinus. Las primeras asociaciones con el amor romántico se remontan a la Edad Media y al escritor Geoffrey Chaucer, cuando floreció la tradición del amor cortés. En la Inglaterra del siglo XVIII, se convirtió en una ocasión en la que los amantes expresaban su amor entre sí al regalar flores, ofrecer dulces y enviar tarjetas de felicitación (conocidas como "valentines").

Muchos de nosotros tenemos sentimientos encontrados sobre esta festividad, tal vez por los rechazos de la infancia y cuantificando nuestro valor por la cantidad de "pequeños sobres" que recibimos. Cuando nos hicimos mayores, todo se convirtió en "romance" y esa persona especial; o alguien que deseamos que fuera nuestro. A lo largo de los años, la festividad creció hasta alcanzar enormes proporciones comerciales con la venta de chocolates y flores.

Este año piensa en lo que amas. Especialmente las pequeñas cosas divertidas que te hacen sonreír. No piensa que todos amamos, como nuestra familia o amigos, esas cositas que nos emocionan y nos hacen cosquillas. Luego agrega a eso lo que amas de ti mismo. Al hacer estas pequeñas declaraciones, tu corazón crece y el amor que cultivas se derrama y brilla sobre los demás en un gran círculo. Estamos tan ocupados buscando a alguien que nos ame que nos olvidamos de la única persona a la que debemos amar primero: nosotros mismos. Haz de este tu San Valentín para ti mismo.